Enrique Lomnitz Climent



Enrique Lomnitz Climent
Proyecto Ganador
Organización: Proyecto Isla Urbana – Lluvia Para Todos, A.C.
Tema: Captación pluvial
Lugar de actuación: Ciudad de México
Modelo de intervención e impacto social

La Ciudad de México tiene un problema extremadamente serio de insostenibilidad en su manejo de agua. En 2014 The Nature Conservancy la catalogó como la tercera ciudad con mayor estrés hídrico del mundo, y el acuífero del que depende la urbe para obtener el 70% de su agua está siendo sobreexplotado a un 173% sobre nivel de recarga, ocasionando su rápido deterioro. 30% del agua que se consume en la ciudad proviene de otras cuencas y tiene que ser bombeada mil metros verticales y 130 kilómetros a tremendo costo social, económico y ambiental. El Banco Mundial y la CONAGUA emitieron proyecciones en el 2013 diciendo que para el 2030 al menos el 27% del agua de la ciudad tendrá que venir de nuevas fuentes.
Isla Urbana aborda este reto mediante el desarrollo de la captación de lluvia para abastecer agua sustentable. Se enfoca en la población que ya está sufriendo la crisis de forma directa e inmediata. En el DF, más de 240,000 personas no tienen conexión alguna a la red de agua y dependen de pipas y acarreo para su suministro. En todo el valle de México son casi 750,000 personas en esta situación. Millones de personas más (aproximadamente el 36% de la población) sí tienen conexión, pero reciben agua solo un par de veces por semana o menos.
Más allá del Valle de México, entre 10 y 15 millones de personas no tienen conexión a algún sistema de abasto de agua y dependen del acarreo. Aunque su enfoque principal es la Ciudad de México, Isla Urbana mantiene cada vez más proyectos para abastecer de agua a esta población.


Desde el 2009 la organización ha instalado más de 1,850 sistemas de captación en viviendas, escuelas, negocios y centros comunitarios, beneficiando directamente a más de 13,000 personas y captando arriba de 74 millones de litros de agua al año. Cada litro captado ayuda a reducir el estrés hídrico en la ciudad, reduciendo el volumen de agua que debe ser extraído, bombeado y transportado. Cada sistema da a una familia independencia total y abundancia de agua durante 5-8 meses por año, reduciendo marcadamente el tiempo, esfuerzo y dinero que le destinan al tema. En zonas rurales, algunas comunidades están viviendo al 100% con agua de lluvia, y para muchas en la ciudad la lluvia es su fuente principal. Aparte del desarrollo e instalación de sistemas en sí, el proyecto trabaja para impulsar la adopción de la práctica más ampliamente. La organización imparte múltiples cursos, talleres y capacitaciones y realiza mucho trabajo de difusión mediática y a través de redes para proveer información y buenas prácticas en este tema. Captar el agua de lluvia promueve una relación directa con el medio ambiente y se busca concienciar sobre esta relación para desarrollar una cultura de sostenibilidad. Isla Urbana diseña sistemas cuidadosamente adaptados a las viviendas de la ciudad que pueden conectar techos y cisternas existentes para rápidamente adaptar casas para que aprovechen la lluvia que cae sobre ellas.

Reinventando innovación

El proyecto mantiene presencia constante con las comunidades. Esto permite identificar problemas rápidamente. El equipo de campo tiene presupuesto propio y plena libertad para diseñar y ejecutar actividades en las comunidades. Este equipo también identifica problemas en el funcionamiento de los sistemas. El equipo entero se junta mensualmente para compartir experiencias. Los retos identificados en campo se comparten y alimentan el proceso de diseñar mejores sistemas. A la vez, Isla Urbana opera una empresa para instalar sistemas en zonas de mayores recursos. Estos proyectos generan ingresos e implican instalaciones complejas. Lo que se va aprendiendo se usa para mejorar los sistemas en zonas marginadas. Así el diseño de productos se nutre por las experiencias que se viven en distintos contextos.
El proyecto ha buscado combinar programas de seguimiento, servicios de mantenimiento e investigación. La organización realiza visitas a las casas para levantar encuestas, ofrecer refacciones o servicios, y dar seguimiento. Con esto se busca generar ingresos y producir información valiosa para el desarrollo del proyecto a la vez que se da servicio a los beneficiarios.

Historia personal

La vida de Enrique Lomnitz fue marcada de niño por la migración de su familia a Estados Unidos. Crecer entre dos culturas le hizo entender que hay muchas maneras de vivir y concebir la realidad. La convicción de que uno no se tiene que conformar con vivir un rol predeterminado dentro de su cultura inmediata se fortaleció por la relación con su amigo Juan, que trabaja con chamanismo en México y que ha sabido vivir la vida siguiendo sus propios valores, a veces en contracorriente de lo “normal”. Le impactó con su ejemplo y le enseñó que es posible vivir de forma diferente. Sus papás fueron muy influyentes. Ambos consideran que el trabajo creativo, realmente bien hecho, dignifica y da sentido a la vida. El piensa que si vas a dedicarle tantas horas de tu vida a algo, ese algo debe ser apasionante y debe ser lo que en el fondo quieres hacer. Liliana Riva Palacio de ConcentrArte AC lo invitó a colaborar con ella en el proyecto “Salvemos Cuatro Ciénegas”, trabajando en educación ambiental y procesos sensibles con niños. Le impactó su proyecto porque sintió que había logrado alinear su trabajo con su proceso de desarrollo personal al grado que las dos cosas eran una sola. Nunca volvió a ver el trabajo igual después de haber participado en esta iniciativa.


Contacto

Isla Urbana División del Norte 2745 Mexico DF 04030
Tel:(55) 54464831 y (55) 55446697
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.islaurbana.mx