Fermín Reygadas Robles Gil



Fermín Reygadas Robles Gil
Organización: Fundación Cántaro Azul, A.C.
Tema:Acceso al agua potable en comunidades rurales de México mediante la utilización de tecnologías y modelos comunitarios
Lugar de actuación: Chiapas; Tabasco, Veracruz, Oaxaca, Querétaro, San Luis Potosí, Estado de México, Durango, Bolivia y Sri Lanka
Problema que aborda

Aunque a partir de 1990 ha habido una reducción significativa en la tasa de mortalidad relacionada con diarrea en Méxicode acuerdo con la Secretaría de Salud, las enfermedades gastrointestinales siguen siendo la segunda causa más alta de morbilidad a nivel nacional y el consumo de agua contaminada así como las prácticas inadecuadas de higiene son las causas principales de enfermedades diarreicas. Aunque se estima que la cobertura de las redes de agua potable en México es relativamente alta (88%), varios estados de la región sur cuentan con coberturas significativamente menores: Guerrero (62%), Oaxaca (69%), Tabasco (73%), Chiapas (74%) y Veracruz (76%). En tan sólo estos cinco estados habitan aproximadamente cinco millones de personas que no cuentan con acceso a una red de agua entubada.


Modelo de intervención e impacto social

La tecnología diseñada purifica el agua de una manera que sea aceptable para las comunidades meta y es fácil para los beneficiarios de manejar. Cántaro Azul ofrece a la comunidad esta tecnología y un modelo de distribución de agua que le da la responsabilidad de gestión a cualquiera de las familias, los empresarios o escuelas. La estrategia de intervención del Cántaro Azul comienza con la identificación de una comunidad que no tiene acceso al agua potable, pero tiene una fuente de agua confiable. Cántaro Azul determina las características demográficas e hidrológicas de la comunidad con el fin de proporcionar un sistema de purificación adecuada por sus características únicas.
Cántaro Azul ofrece dos tipos diferentes de tecnología. La Mesita Azul es el sistema de purificación de agua en el hogar destinado a uso familiar. Nuestra Agua es un modelo de la purificación del agua de quiosco donde interactúan diferentes actores tales como losresponsables de la operación del negocio, un gerente institucional de educación en la comunidad y un comité de la comunidad seleccionado para gestionar la instalación de la franquicia. Cántaro Azul capacita a los operadores de los quioscos sobre las técnicas necesarias para la purificación del agua, el espíritu empresarial y modelos de negocio.
Entre 2010 y 2011, en colaboración con investigadores de la Universidad de California en Berkeley se analizó la versión final de los hogares Mesita Azul a través de una evaluación aleatoria de impacto en 24 comunidades rurales, que comprende cerca de 450 hogares. Los resultados mostraron un aumento en el porcentaje de hogares con acceso a agua potable en aproximadamente 40 puntos porcentuales; esto representa un 61% de la población. Este aumento en el acceso al agua potable fue impulsado principalmente por la adopción de Mesita Azul en el 68 % de los hogares.
Cántaro Azul reconoce que el acceso al agua potable a bajo costo no es suficiente para erradicar las graves enfermedades gastrointestinales que afectan en gran medida las comunidades rurales de México.. Por ello, la organización tiene un enfoque múltiple destinado a optimizar el beneficio proporcionado por las unidades de purificación de agua. Para ello, la entidad colabora con las instituciones locales para facilitar la intervención y lograr que la comunidad se haga consciente de la importancia del agua potable desde una perspectiva ecológica y de salud. Cántaro Azul brinda cursos de educación en higiene en escuelas locales para promover el lavado de manos y otros hábitos importantes que mejoran los beneficios del agua potable, formando así miembros de la comunidad informados e interesados en el mantenimiento de los sistemas de purificación de agua recién instalados. Por otro lado, las iniciativas de sensibilización ambiental de la organización aseguran que la comunidad, especialmente los jóvenes, desarrollen una comprensión sobre la ecología del agua y su importancia en el mundo.
Además de los modelos de hogares y de quiosco, Cántaro Azul ofrece filtros de agua adicionales adecuados para las 13 escuelas, centros médicos y centros comunitarios. Estas diferentes tecnologías se acompañan de un enfoque en el empoderamiento de la mujer y la educación. Con el fin de atender a los mexicanos rurales con ingresos extremadamente bajos y grandes dificultades para acceder a las herramientas financieras convencionales y oportunidades de crédito, Cántaro Azul ofrece microcréditos para adquirir el quiosco, una formación adecuada y pagar por los costos operativos iniciales. En 2 a 3 años, Cántaro Azul recupera esta inversión inicial del propietario de la franquicia, que luego puede obtener un beneficio atractivo de la gestión de su propia empresa. Mientras que el préstamo está siendo pagado, un operador del quiosco genera alrededor de $5 por cada 20 litros vendidos. De esta cantidad, $1 destina a la cancelación de préstamos, $1 a los costos de operación y mantenimiento, $11 a la franquicia (para poder proporcionar a otros emprendedores microcréditos para quioscos de agua) y $2 al trabajo y los beneficios. Una vez que el préstamo original se paga, los beneficios marginales de la venta de agua potable aumentan significativamente.
La iniciativa de Fermín también implica una serie de mecanismos de franquicia que ayudan a las ganancias del propietario al mismo tiempo que proporciona a bajo costo agua potable a la comunidad. Hay un precio máximo de $5 por 20 litros, lo cual asegura un beneficio atractivo para el operador del quiosco y provee de agua potable a aproximadamente el 20% del precio de mercado. El precio máximo incentiva la venta de grandes volúmenes de agua purificada. Además, se llevan a cabo exámenes mensuales de la calidad del agua, que luego se publican en la comunidad.

Replicando el éxito maximizando el impacto

Una de las estrategias principales de crecimiento de Cántaro Azul ha sido el lanzamiento hace seis meses de la franquicia social Nuestra Agua. En estos meses, han reclutado a 8 franquiciatarias (2 cooperativas y 6 emprendedoras). En los próximos dos a tres años la meta es llegar a 200 franquiciatarias que brindarán un servicio de agua segura a más de 100,000 personas. Este número es importante porque es el punto de equilibrio de la franquicia, lo que les permitirá acceder a otros mecanismos de financiamiento que facilitarán una aceleración en la expansión de su impacto. Además de la franquicia, están desarrollando un modelo de expansión con una mezcla de recursos de fundaciones (inversiones estratégicas, como el desarrollo de nuevas soluciones y la implementación de proyectos demostrativos) y entidades de gobierno (municipal, estatal y federal). Por ejemplo, recientemente se aprobó una ley para que todas las escuelas públicas tengan agua segura en los próximos tres años. En la región del sur de México, principalmente en Chiapas, la mayoría de su impacto ha sido y seguirá siendo resultado del trabajo directo en campo. En otros estados y países realizan colaboraciones estratégicas donde capacitan y acompañan a otras organizaciones con experiencia local en la implementación de sus soluciones.

Historia personal

De su madre, Sandra Robles Gil Mestre, Fermín Reygadas aprendió a ser perseverante, a dedicarse con total lealtad a una causa y a esforzarse por realizar el trabajo con un alto nivel de profesionalismo a través de su manera de vivir y de los personajes que le presentó en historias y relatos (Gandhi, Mandela, Biko). Con ella desarrolló su pasión por la geografía social y física. Su padre ha jugado un rol muy importante en la formación de su carácter, de su pasión por el trabajo y de su gran apreciación por la gente y las relaciones humanas. De él también aprendió a desarrollar su independencia intelectual.. Sus profesores y compañeros de la licenciatura en Física contribuyeron a formar las bases y rigor científico que sustentan su trabajo. Además, la UNAM como institución brindó incontables oportunidades de desarrollo profesional y arraigó en Fermín un sentir profundo de responsabilidad social. Durante sus estudios de maestría y doctorado en la Universidad de California en Berkeley ha aprendido a trabajar de forma interdisciplinaria y adquirió una amplia experiencia en el tema del agua.


Contacto

Fundación Cántaro Azul, A.C Flavio A. Paniagua 131, Barrio Guadalupe 29250 San Cristóbal de las Casas, Chiapas
Tel: (967) 631 5817
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.