María Cristina Zepeda Porrás



María Cristina Zepeda Porrás
Organización:SIEMBRA, Servicios Integrales a Mujeres Emprendedoras, A.C.
Tema: Microcrédito, capacitación y asesoría técnica – Cooperativas
Lugar de actuación: Estado de México
Su trayectoria

De pequeña, Cristina ganó una beca para estudiar en la prestigiada American School de la ciudad de México, donde aprendió el idioma inglés y se relacionó con niños de familias acomodadas. Más tarde, Cristina asistió a una preparatoria en donde los estudiantes eran de clase media y baja, por lo que pudo formarse una idea propia de las diferencias entre ricos y pobres en México.
Después de estudiar economía, trabajó en varias instituciones y organizaciones relacionadas con la educación.
En 1985, Cristina fue voluntaria en el rescate de las victimas del terremoto que devastó a la ciudad de México. Durante nueve años, colaboró con Mujeres por la Democracia, una organización dedicada a desarrollar una nueva percepción de la democracia y a promover la participación de las mujeres en la política local. En 1994, se unió como socia fundadora a la Sociedad Mexicana pro Derechos de la Mujer, A.C. (Semillas), y, en 1995, formó parte de la delegación mexicana que asistió a la IV Conferencia Internacional de la Mujer, en Beijing; ahí fue donde nacieron sus ideas para crear SIEMBRA.


La organización: SIEMBRA, Servicios Integrales a Mujeres Emprendedoras, A.C.

SIEMBRA, Servicios Integrales a Mujeres Emprendedoras, A.C., fue creada por Cristina Zepeda y es una organización dedicada a redefinir las funciones y expectativas del microcrédito para ayudar a las mujeres mexicanas de escasos recursos a superar las desventajas que enfrentan sus negocios en el mercado.
SIEMBRA ayuda a las mujeres a fortalecer el liderazgo con conciencia de género y apoya el desarrollo de mujeres emprendedoras para establecer empresas sostenibles. Trabaja de la siguiente manera: en una localidad, se elige a las mujeres que fabriquen por su cuenta algún producto de alta calidad que se pueda comercializar localmente y les otorga un préstamo para crear una empresa más grande, productiva y eficaz.
Después de capacitar a las mujeres en asuntos gerenciales, SIEMBRA las relaciona con grandes compradores y les facilita la creación de una marca con un nombre y reputación, para así asegurar más negocios. Las empresas se constituyen como cooperativas de las que todas las integrantes son dueñas. Además, SIEMBRA promueve un programa de ahorro llamado GEMA (Grupo Emprendedor de Microcrédito y Ahorro); conforme a ese programa, cada miembro debe depositar dinero en el banco, ahorrando lo que desee para, después, hacerse autopréstamos y obtener rendimientos.
Actualmente, SIEMBRA presta servicios financieros no convencionales a 514 personas que habitan en 15 comunidades otomíes de la sierra de Monte Alto, en el estado de México y ha logrado fomentar entre sus clientes una cultura financiera y la cultura de la equidad de género, así como la conciencia de la democracia participativa para elegir a sus representantes ante el Comité de Tesorería y Vigilancia del GEMA.

El modelo innovador de financiamiento

El modelo de SIEMBRA se basa en atraer la inversión social privada para ofrecer servicios financieros a personas de escasos recursos, combinando la experiencia y propuestas de los inversionistas sociales con la capacidad, conocimientos, experiencias y redes desarrolladas por SIEMBRA.
La Asociación sustenta el modelo en la capacidad para atraer inversión social, utilizando los intereses generados para cubrir los costos de operación y mantener un fondo revolvente. Todo ello ha permitido que, hasta el momento, SIEMBRA haya tenido una recuperación del 100% de su cartera.
De 2003 a la fecha, ha recibido inversiones cercanas al millón de pesos para su fondo de crédito y la expectativa es lograr tres millones más en efectivo y otros donativos en especie, así como voluntarios con compromiso social que trabajen en SIEMBRA en el año 2005.
Con la asesoría y el apoyo de Cristina Zepeda, SIEMBRA está lista para crecer. El objetivo es explorar otros estados de la república y continuar con la comercialización de sus productos, que ya cuentan con un gran reconocimiento, tanto nacional como internacional, para, así, expandir los horizontes de las mujeres mexicanas de escasos recursos y que éstas logren su desarrollo económico.

img 01
img 02
img 03